Vive Menorca 71 Cai Zaragoza 82

El Cai venció ayer en casa del tercer clasificado y fue con la vuelta de Lescano y en un gran partido de todo el colectivo. El Cai mostró un gran cambio en defensa y un ataque estático muy efectivo, destacando a DP, Lescano y el australiano David Barlow.

Era de obligado cumplimiento el salir bien, con intensidad, con agresividad, concentrados. Pero, curiosamente, no fue así. El CAI saltó a la cancha balear con mucha menos fe que un rival crecido y motivado. Además, los rojillos se obsesionaban en buscar a Phillip al poste bajo, emparejado con un Cuthbert Victor que le conoce bien.

El británico era incapaz de sacar cosas positivas, mientras que los menorquines jugaban con rabia y anotaban demasiado fácil. Con un triple de Umeh se fueron 10-2 y José Luis Abós rápidamente pidió tiempo muerto y sacó a Junyent en lugar de Elonu.
El equipo fue a más en cuanto a intensidad, pero ofensivamente estaba nefasto, co n un Quinteros muy fallón y desquiciado por momentos. Era el momento de utilizar el arma que tantas semanas llevaba guardada en casa: el capitán Matías Lescano. El argentino le dio otro aire al equipo, le aportó carácter y comenzó a sumar. Un triple y un robo fueron su carta de presentación que prosiguió con buenas asistencias a Elonu, dureza defensiva y liderazgo, aunque algo tintado de precipitación. Normal.
Además, con la salida a cancha del ex rojillo Sabaté, el técnico visitante optó por plantar una zona 2-3 que cerró el grifo del ViveMenorca, salvo por algunas canastas que sacaba el aguerrido Caio Torres en la pintura.
Ni siquiera las dos rápidas faltas de Phillip y las dos que cometió también la otra estrella rojilla Paolo Quinteros descentraron a los aragoneses guiados por su alma mater.

La zona, a pesar de los cambios locales, seguía dando sus frutos y la motivación zaragozana iba en aumento. Con un mate de Elonu, nuevamente irregular, el CAI se ponía a uno, y con un tripes de Robles tomaba la delantera en el marcador por primera vez (25-27).
El descanso era una incógnita que se encargó de despejar rápidamente el ‘Bicho’ con cinco puntos suyos de salida que ampliaban la renta visitante y despertaban los nervios en los de Paco Olmos.
Además, al CAI le seguían quedando balas en la recámara. Apareció DP con una segunda parte soberbia, justo cuando se le necesitaba. También llegaron los triples de Martín y la contundencia de Barlow al final. Eran demasiadas opciones que frenar, mientras que el ViveMenorca apenas aguantaba con las penetraciones de Ciorciari, el acierto de un gran Caio Torres y acciones aisladas de Marc Fernández o Victor.
Con diez puntos de ventaja y un cuarto por jugar llegó el momento de jugar con calma y con criterio y en eso Pedro Rivero es un maestro. Paró el partido, serenó a sus compañeros, dejó que transcurrieran los minutos y cerró el choque desde la línea de tiros libres. Porque en el otro lado de la cancha la zona seguía desquiciando a los locales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s