Real Zaragoza 1 Atlético de Madrid 1

Vídeo del partido: http://www.youtube.com/watch?v=RYbK0J0O02Y

Ayer el Zaragoza sumó un nuevo punto pero fue un punto que supo amargo, el porque es que el Zaragoza se adelantó el minuto 6 por medio de Jarosik pero en el minuto 92 tras estar aguantando todo el partido, Jurado puso un centro a Ibrahima que remató de cabeza sin que Roberto pudiese hacer nada. El Zaragoza se aleja un punto más del descenso.

Hasta el descanso, su superioridad fue evidente. Con una fuerte presión, Gabi en uno de sus días más inspirados y Suazo demostrando que es un delantero de primerísimo nivel. El Atleti ni veía la pelota ni parecía demasiado interesado en buscarla, en una de esas noches donde se delata como un equipo de motivación discontinua. A los 7 minutos, De Gea cometió uno de sus escasísimos errores al blocar el balón y cedió un córner que Jarosik cabeceó perfectamente a la red.

Tras el gol, el panorama cambió poco. El Zaragoza mandaba sin mucho peligro, pero con la sensación de que Suazo la iba a liar en cualquier momento. Pero como no sucedía, la lió Teixeira Vitienes, un desastre con silbato. Con los árbitros sucede como con los cazadores en los bares y, supongo, en la selva. Los hay francotiradores como Pérez Burrull, que sólo disparan cuando la presa es llamativa: supermodelos, penaltis, goles, expulsiones…

Su víctima ayer fue Reyes. Como el utrerano está iluminado, hacerle falta es un recurso habitual para frenarle. Normalmente tiene castigo, pero Teixeira decidió que ayer era gratis. Pitó ocho faltas sobre él, pero dejó sin señalar otras cinco muy claras. Ponzio, perro viejo, vio clarísimo el filón: cuatro faltas le pitaron y todas fueron al utrerano pero, entre las que le perdonaron y el calentón del zurdo, le compensó. Todo este desastre explotó en el minuto 69, cuando un desquiciado Reyes soltó el brazo tras una falta de Eliseu y el árbitro entonces sí se puso duro y le echó pese a que el portugués le reconoció a Reyes que había exagerado porque “el árbitro estaba caliente” con el atlético.

Lo curioso fue que de todo este embrollo, el que salió más perjudicado fue el Zaragoza. Poco a poco se fue olvidando de jugar, Suazo quedó desconectado, Ander apareció menos, Gabi pasó de dominar el ritmo a pegar demasiado (hizo ocho faltas).

Aprovechando el bajón físico rival, Salvio volvió a dejar buenas sensaciones esta vez con una cantidad de minutos significativos y, cuando ya nadie lo esperaba, Jurado se sacó un gran centro con su pierna mala al que Ibrahima entró como un toro para cabecear el empate. Fue un duro golpe para un Zaragoza que mereció más pero, como todos, acabó despistado en el esperpento de Teixeira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s