Blake Griffin y los Clippers

El hermano pobre de los Ángeles no atraviesa por su mejor momento, pero hay luces en un camino muy sombrío. Los jovenes dan la luz a este equipo, especialmente, Blake Griffin, Gordon y Bledsoe.

Es una de las revelaciones del año, tras una temporada en blanco por una grave lesión, el pasado número uno del draft y no está defraudando a nadie. Mr. Mate como ya es conocido está jugando a un nivel muy alto, destacando sobre todo por su potencial físico, movimiento de pies y la gran capacidad para machacar.

Más alto, mide 2,08, más fuerte, igual de rápido, con una posición más ventajosa para explotar su insultante superioridad atlética porque juega de ala-pívot y un repertorio que va mucho más allá de los mates de Superman, Griffin está en condiciones de ser una súper estrella en la próxima década de la NBA.

Es un líder nato y se ha hechado el equipo a las espaldas, un equipo donde los jovenes están tomando el mando, pero en el que hay muchos lastres como es Baron Davis, con un gran contrato de 15 millones/año y con un rendimiento muy bajo.

Pero los Clippers son un equipo de futuro y con mucho potencial, su líder, Blake Griffin es la prueba de ello, pero también otros grandes jugadores como son, Eric Gordon, un escolta joven muy buen tirador y con una buena capacidad física aun por explotar.

Eric Bledsoe, base novato de la universidad de Kentucky, era el suplente de Wall (número uno), pero ha demostrado tener mucha calidad y un gran potencial y dará mucho que hablar.

A parte de estos tres, que son los líderes, tenemos a Aminu, un buen alero, joven y también con potencial para dar calidad a ese puesto de 3 en los Clippers.

Veteranos, los hay buenos muy buenos, como es Chris Kaman, el interior nacionalizado alemán, forma una de las mejores parejas interiores de la liga, junto a Blake.

Lo dicho que los Clippers ven la luz en unos pocos años porque con esos jovenes muy mala suerte hay que tener para no empezar a triunfar en 2 o 3 años.
Le sobra tiempo para mejorar sus evidentes lagunas (defensivas principalmente) porque tiene 21 años. Acredita un promedio de un ‘doble-doble’, 20,3+11,9, en su primer año real de competición, algo que le sitúa a la altura del ‘totem’ Tim Duncan. Si las lesiones graves no le visitan más, estuvo de baja un año entero tras ser elegido número 1 del ‘draft’, y escapa a la maldición de los Clippers, algo que siempre hay que considerar, puede marcar una época.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s