Djokovic conquista Miami

Gran final la que pudimos ayer entre actualmente los dos mejores jugadores del mundo, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Ambos disputaron un gran partido, pero en el tie-break definitivo fue el serbio quién tuvo más determinación para jugar con mayor acierto los puntos finales y llevarse otro Masters 1000 a su casa, siguiendo invicto a estas alturas de temporada.

No llovió en Florida, pero sopló un incómodo viento en la pista que descontroló por momentos a ambos jugadores. A pesar de ello, Nadal comenzó la batalla como le gusta, poniendo tierra de por medio en los primeros compases.

Djokovic llevaba 41 juegos al servicio ganados de forma consecutiva antes de cederlo ante el número 1 del mundo en el tercer juego del partido.

Los misiles del serbio eran contrarrestados por una gran defensa del español, que con un gran ‘passing shot’ de revés paralelo firmó la primera ruptura del choque. El balcánico tardó en darse cuenta que su estrategia, basada en cerrar cada punto en sólo dos golpes, no era la correcta.

Sus zarpazos visitaron más la cinta o el pasillo de dobles que los límites de su rival.

Nadal no estuvo fino con su servicio -ofreció bolas de break en todos los juegos al saque-, y quizá jugó más atrás de lo que es recomendable ante un rival de la entidad del serbio, pero la renta adquirida fue lo suficientemente amplia como para poder cerrar a su favor el primer set tras casi una hora de juego.

Las dos estrellas del planeta tenis no brillaron como en ellos estamos acostumbrados, simplemente ofrecieron destellos de manera irregular.

Vimos a Djokovic perder los nervios estrellando su raqueta contra el suelo para luego llevarse el abucheo del respetable; y a Nadal muy gesticuloso tras encadenar varios errores consecutivos.

De esta esperpéntica situación sacó partido el serbio, más metido en pista, más agresivo y por momento más acertado, que aprovechó el escaso bagaje del español con su servicio para quebrárselo a las primeras de cambio y administrar la renta hasta forzar el tercer parcial.

En el tercer acto, Nadal y Djokovic se pusieron a prueba más allá de los límites de la pista. Ambos sufrieron con su servicio, teniendo que levantar situaciones complicadas (0-30), y ambos dieron una de cal y otra de arena a la hora de definir cada punto. Cada golpe parecía valer el título.

Un pierde-paga que dirían en el colegio. La batalla pasó del plano físico al psicológico sin apenas darnos cuenta y ahí fue donde ‘Nole’ demostró su verdadera progresión. El tenis hizo justicia y el título tuvo que resolverse en el tie-break.

Una muerte súbita en el que los cinco primeros puntos se resolvieron al resto (1-0 y saque para Djokovic, 2-1 y servicio para Nadal, 3-2 y saque para Djokovic), el último de ellos una doble falta del español que fue el punto de inflexión del partido y la puntilla para un Nadal que acabó cediendo de la manera más cruel el encuentro.

Con esta victoria, Djokovic se asienta en el segundo escalafón mundial. Se trata del cuarto título de la temporada para él tras el Open de Australia, Dubai e Indian Wells y el 21º de su carrera deportiva. Próxima parada: Montecarlo.

 

Anuncios

One thought on “Djokovic conquista Miami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s