Djokovic derrota de nuevo a Rafa Nadal en Roma

Novak Djokovic ha destronado a Nadal y ya es el nuevo emperador del tenis en Roma. El español plantó batalla con todas sus armas. La fe inquebrantable, la paciencia en los peloteos, algunas derechas espectaculares… El duelo incluso adquirió tintes épicos cuando el de Manacor levantó tres bolas de set. Se resistía a claudicar. Grande Rafa, pero no fue suficiente. Inmenso Djokovic.

El partido empezó y el público se posicionó con el aspirante. Rugía el Foro con las demostraciones de euforia del serbio. Nadal, cinco veces campeón en suelo italiano, trató de llevar el encuentro a su terreno. Contestaba con su saque y desde el fondo de la pista las genialidades del jugador balcánico, que también quería imponer su ritmo. Djokovic estiraba cada vez que tenía ocasión. Le pasaba factura la sufrida semifinal que le dio el pase ante Murray, por lo que huía de cada peloteo con un golpe ganador.

El repertorio del número dos, no obstante, es inagotable. Con el revés fue demoledor y con la derecha trazó ángulos que sólo están a su alcance. En el octavo juego se llevó un punto de los que hacen daño. Quizás el mejor del partido, después de un globo sobrevolase la red para cada lado de la pista y de una defensa encomiable de Nadal, que sacaba y acabó viendo cómo le arrebataban su servicio.

El español no tardaría en contestar. No permitió a Djokovic consolidar la ventaja y le devolvió el break. Sacaba Rafa para poner el 5-5 en el marcador de la primera manga y, posiblemente, en ese juego fue cuando mejor pudo apreciarse las actuales diferencias entre los dos colosos, que son mínimas.

Novak se adjudicó el primer set en un juego de luces y sombras. Los dos acusaron la presión, sabedores de que el devenir de la final podía virar hacia uno u otro lado por cuestión de detalles. El serbio dejó la bola en la red. El número uno erró a continuación. Nadal se desquitó en la siguiente acción con una derecha poderosísima. En los siguientes puntos, Rafa ofreció su peor cara.

Se precipitó y acumuló fallos al tiempo que la figura del serbio se agigantaba. En un duelo que medía el físico y la calidad de los contendientes, el primer golpe lo asestó el aplomo del de Belgrado. 1-0 para Djokovic, que aprovechó la primera bola de set con la que contó y no concedió lo más mínimo.

Rafa mantuvo el pulso hasta el final. Cada vez le costaba más mantener su servicio. Djokovic continuaba con sus estiramientos, incluso cojeaba tímidamente. Aun así, ‘Nole’ comenzó a vislumbrarse un escaloncito por encima del campeón español, que llegó nuevamente a disponer de su saque para empatar a cinco.

El de Belgrado no quería alargar más la lucha. Buscó el break con decisión y se puso 0-40. A cualquiera le hubiese pesado la raqueta, pero la fe de Nadal es inquebrantable. Con una determinación que no tiene fin, levantó el español, una a una, las tres bolas de set de las que dispuso Djokovic. No debe de conocer el significado de la palabra presión. Épico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s