Uruguay se lleva la Copa América

Uruguay cazó la Copa América en el Monumental de Buenos Aires, territorio que acabó sin césped, arrancado por el orgullo charrúa. La Celeste barrió a Paraguay en la final y elevó a los cielos la Copa América, tesoro del que ningún otro país sudamericano, ni Argentina, ni Brasil, se ha apoderado más veces que el pirata uruguayo. Así actuó Uruguay, con el cuchillo entre los dientes, y así ganó el título.

La selección de Tabárez acabó cuarta hace un año en Sudáfrica y ganó la Copa América sabiendo lo que hace, explotando sus virtudes y aceptando sus limitaciones. Uruguay jugó con más de una pelota, con la que estaba en el campo y con las que tienen cada uno de los futbolistas charrúas entre las piernas.

Así son los uruguayos, que corrieron como si la vida les fuese en ello porque realmente la existencia dependía de sus piernas. El aviso lo dio Uruguay desde que empezó el partido. No salió a jugar la final, salió a ganarla y a tragarse a su rival.

Paraguay fue capturada desde el primer momento y La Albirroja se quedó sin escapatoria. No había salida para el equipo del ‘Tata’ Martino, que tardó lo inimaginable en respirar y salir de su área. Uruguay puso a Paraguay contra las cuerdas en el primer asalto y abrió el marcador en el 12′.

Antes, Villar salvó dos veces a su selección y otra lo hizo Ortigoza, que también utilizó las manos para sacar un remate de Coates dentro del área. El árbitro no lo vio, como tampoco Verón vio a Luis Suárez en el primer gol.

El delantero del Liverpool volvió loco al defensa guaraní, disparó y la cruzó delante de Villar, al que sólo le quedó ver la trayectoria de la pelota, directa al palo y a las redes. Verón, mientras, ya contaba con una camisa de fuerza.

Uruguay no descansó. Arévalo Ríos y Diego Pérez asfixiaron a Paraguay y Luis Suárez hizo lo propio metros por delante. El ‘Lucho’ no parece ni futbolista, cuando es uno de los más grandes. Por detrás, estuvo aliado con Forlán, soberbio jugando de enganche y utilizando las dos piernas.

La Celeste se tomó un descanso antes de hacer el segundo y convirtió el partido en una batalla campal en la que molestaba el balón, que ya no estaba invitado a la fiesta. Los paraguayos fueron marionetas de Uruguay, que soltó el segundo gancho cerca del descanso. Ortigoza se durmió en la frontal y Arévalo Ríos apareció como un toro para robarle la cartera y ceder a Forlán, que fusiló a Villar. Fue el primer gol de El ‘Cacha’ en la Copa América.

El paso por vestuarios no alteró a los uruguayos, que tenían la situación bien controlada. Paraguay no compareció hasta un disparo de Valdez que sacaron entre Muslera y el larguero. Fue lo poco que se asomó la selección paraguaya, presente en la final después de cinco empates.

La victoria charrúa nunca corrió peligro y Forlán se regaló el tercero en el último suspiro. Marcó también con la izquierda y lo celebró besándose el escudo que lleva en esa camiseta celeste. Ese beso iba dirigido a las mejillas de todos los uruguayos, campeones de Sudamérica y unos valientes.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s