Sebastian Vettel, bicampeón del mundo de F1

Sebastian Vettel se proclamó bicampeón del mundo de Fórmula 1 -el más joven de la historia en conseguirlo- en el circuito de Suzuka al acabar tercero y conseguir de sobra el punto necesario que necesitaba. Su único rival, Jenson Button, hizo su trabajo y ganó la carrera del Gran Premio de Japón, pero no fue suficiente. Fernando Alonso completó el podio en la segunda posición, con un carrerón que, incluso, estuvo a punto de ganar.

Vettel se corona por segunda vez en apenas medio año desde que llegara el primer título, aprovechando uno de los mejores monoplazas en la historia de la Fórmula 1, y pilotando de manera excepcional, sin apenas errores. Tan seguro estaba de que llegaría el título que tenía meditado el gesto que pasaría a la historia: en vez de un dedo al aire, como todo el año, dos.

No lo tuvo fácil el alemán, que por poco no se vio fuera del podio para celebrar la corona, como le pasó a Button en 2009. El equipo, por si acaso, lo evitó en las últimas vueltas con un mensaje enviado a Webber para no acosar a su compañero. De forma inesperada, los Red Bull sufrieron en Suzuka, un circuito que se les adapta como un guante, pero en el que sufrieron aún más degradación en sus neumáticos que sus rivales.

Alonso, pese a que había entrenado hasta 30 veces en los últimos 15 minutos antes de la salida todo el procedimiento, no pudo ganar posiciones y sólo Hamilton heredó una segunda plaza por la que casi no peleó. En cuanto se activó la zona de DRS en carrera, Fernando se deshizo de Massa sin problemas y empezó a rodar mirando al podio.

Una doble colisión leve entre Massa y Hamilton por un lado y Webber y Schumacher por otro, provocó que la pista recibiera trozos de alerón y que el coche de seguridad saliera (vuelta 22) para reagrupar a todos y dar aún más emoción a una carrera en la que las ventajas entre los primeros se contaban por escasos segundos.

Button seguía lider tras la reanudación, seguido de Vettel, que tras su tercera parada en el giro 34 tampoco pudo conservar la plaza. Alonso hizo lo que Button 14 giros antes, volar en sus cuatro vueltas libres, hacer un veloz pit-stop e incorporarse por delante del alemán, al que le llevaban los demonios.

Incluso Fernando empezó a recortar tiempo a Button y se llegó a colocar a un segundo del inglés, muy seguro, inspirado y respetuoso con los neumáticos, lo que le permitió asegurar la tercera victoria del año. Vettel, detrás, se conformaba con la situación, y Alonso no tiraba la toalla hasta el final.

No dejó de tener cierta justicia poética el podio, con los dos mejores rivales que ha tenido Vettel todo el año, tanto Button como Alonso, que han superado a sus compañeros de equipo y le han arrebatado cuatro victorias al impecable coche azul.

Vettel, sin duda merecido campeón, bajó del coche con los dos dedos en vilo y celebró sin los llantos del año pasado una de las mejores temporadas que se recuerdan. Ya es el bicampeón más joven de la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s