Décima victoria de Vettel

Sebastian Vettel celebró su recién estrenado título de campeón del mundo con una victoria en el Gran Premio de Corea, la décima del año, donde Ferando Alonso acabó quinto.

La salida de la carrera deparó una primera vuelta de infarto, en la que Hamilton conservó la pole pero por pocas curvas, hasta que fue superado por Vettel, que se marchó ya en solitario el resto de la carrera. Por detrás Webber se aprovechaba de la pelea con toque entre Massa y Button, y además taponaba a Alonso, que fue capaz de deshacerse de Button, pero seguía por detrás de Massa, al que no pudo pasar hasta la segunda parada, lo que le costó pelear en firme por el podio.

Un lío de leer, pero maravilloso de ver, con los grandes pegándose a guantazo limpio las dos primeras vueltas. Luego las posiciones se fijaron, con problemas para Fernando ya desde la vuelta cuatro con las gomas superblandas, muy degradadas por el peso de los coches. Mientras, Alguersuari se ubicaba entre los diez primeros con soltura, posición que no abandonaría hasta el final de la carrera.

Alonso entró en el giro 16, con las gomas fundidas y salió perdiendo tres posiciones por detrás de Michael Schumacher, al que esquivó por los pelos de un seguro accidente en la salida del pit lane. El español pagaba su falta de velocidad punta (cargado con el alerón experimental nuevo) con no poder pasar a Massa y rodar ahora lejos de la cabeza.

Pocas vueltas después, sin embargo, Vitaly Petrov empotraba su Renault en la zaga de Michael Schumacher, provocando el abandono de ambos, la finta de Alonso por fuera de nuevo para salir indmene y la salida del coche de seguridad (vuelta 19). La carrera se reagrupaba con Vettel, Hamilton, Webber y Button en las cuatro primeras posiciones, Fernando séptimo y Alguersuari justo detrás, inteligente al aprovechar la salida del safety para hacer su parada.

La carrera se mantuvo estable, Button se descolgaba del trio cabecero, Alonso y Massa pasaban a Rosberg en la misma maniobra y a partir de la vuelta 30 se desataron las hostilidadesd entre Webber y Hamilton por la segunda plaza.

El inglés se defendió como gato panza arriba de los ataques del australiano, ambos entraron juntos a la segunda y última parada, salieron de nuevo a golpes y protagonizaron las mejores imágenes de la jornada. Lewis se mantuvo firme.

Alonso aprovechó la segunda parada para firmar dos vueltas velocísimas tras la detención de Massa y arrebatarle cómodamente la quinta plaza. Luego se lanzó en pos de los cuatro de delante, con un ritmo demoledor sobre los compuestos más duros. Y llegó a atraparles, pero no con fuerzas como para disputarles el puesto: “me rindo”, dijo por la radio impotente para pasar, con falta de velocidad punta, al McLaren de Button.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s